Ir al contenido principal

Algunas reglas tienen su razón de ser

Que la gente carece de sentido común no es ninguna novedad. Que la mayoría de la gente no piensa, tampoco. Al igual que muchos, estoy de acuerdo con eso de que algunas reglas están hechas para romperse, pero esto no es algo que siempre aplique o que tenga sentido. En algunas instancias las reglas tienen un objetivo bien definido, y no llevarse de ellas puede salir bastante caro a la larga.

El mejor ejemplo de reglas que están por algo y que es mejor cumplir tiene que ver con el tránsito. Los semáforos, al igual que los letreros, las señalizaciones en el pavimento y las convenciones establecidas en los manuales cumplen con el nada sencillo objetivo de evitar muertes pendejas, accidentes aparatosos y tratar de mantener un flujo de tránsito adecuado. Sin embargo, la mayoría de los conductores dominicanos no respeta esas cosas, creyéndose poseedor de un derecho divino que le permite hacer lo que quiera y salirse con la suya. El resultado lo vemos a diario en la forma de tapones interminables, accidentes aparatosos y demás incidentes que derivan de manejar entre animales.

Otro ejemplo de reglas que la gente rompe alegremente, a veces sin detenerse a pensar en la razón subyacente o en las posibles consecuencias de su conducta: las restricciones de edad que suelen acompañar a las producciones cinematográficas. Yo entiendo que en su casa, si a usted le da la gana de poner a su hijo de 7 años a ver películas de contenido claramente adulto y complejo, ese es derecho; de ahí a que sea una buena idea, es otra cosa, pero es su derecho. Ahora bien, en el cine, las cosas se supone que deben ser distintas.

¿Qué hace un niño de 5,6 u 8 años viendo una película tan fuerte y explícita como "The Girl With The Dragon Tattoo"? En esa película, además de lidiar con la desaparición de varias mujeres que fueron asesinadas en realidad, hay escenas fuertes de abuso sexual y agresividad, y, vaya casualidad, cuando estaban esas escenas fuertes salían de entre los asientos de la sala los chillidos de niños asustados y que a la clara no debían estar viendo eso. Probablemente tuvieron pesadillas después, y no los culpo.

Si eso fue malo, peor fue lo que pasó ayer: fui al cine a ver "Sherlock Holmes: A Game of Shadows", una película que también tiene una carga bastante grande de agresividad, golpes, explosiones y persecuciones. Pues, para mi asombro, en la fila que me quedaba atrás había unas mujeres con dos bebés de meses, con todo y cochecito. En un momento dado, uno de esos bebés empezó a llorar bien fuerte, tanto que ahogó por completo los sonidos de la película. Nadie se inmutó, nadie se quejó ni apareció un supervisor que fuera capaz de poner el orden. Al rato, empezó el bebé a llorar de nuevo, y la que se supone es la madre, como para calmarlo, sacó un juguetito con ruidos infantiles que sacaban de concentración.

¿A quién en su sano juicio se le ocurre llevar un bebé de meses al cine? No solo es una incomodidad para los demás espectadores, sino que el propio bebé sufre al estar en un ambiente incómodo, desconocido, oscuro, con luces cambiantes y sonidos estruendosos. Pero, como a nadie le importa nada, pasa eso y hasta más de ahí.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Gracias!

Gracias a todos los que comentaron y mandaron sus felicitaciones a través del correo y servicios de mensajería. Los lectores son lo más importante en un blog, y es deber de quien escribe tratarlos siempre con respeto, lo cual se hace brindando contenido de calidad, manteniendo una postura abierta a opiniones que no siempre van a coincidir con nuestro parecer y respondiendo de manera oportuna a cualquier pregunta y/o petición que se haga.
Tengo la suerte de contar con un selecto grupo de lectores que se preocupa por opinar y aportar al debate de una manera respetuosa y objetiva, sin chismes ni palabras descompuestas, que es justamente el enfoque de Grado Seis. Les reitero las gracias a todos, y por aquí seguimos en contacto.

Dengue: lo mismo de cada año

Imagen: noticiero9.com.ar A estas alturas de juego todo el mundo sabe lo que es el dengue, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y cual es la mejor manera de prevenir la enfermedad. Sin embargo, cada año para estas fechas está instalado el mismo drama: emergencias públicas y privadas repletas de pacientes, reportes de muertes que van en aumento y detección de miles de casos sospechosos.

Después de que los periódicos se pasan par de semanas con la misma cantaleta del dengue, entonces vienen las reacciones. Que los médicos no están aplicando el protocolo de lugar, que las lluvias de los últimos días son la causa de la aparición del mosquito del dengue y por ende de la epidemia, desmentido de cifras, llamado a la calma y un largo etcétera. Mientras se debate si las autoridades de Salud hacen su trabajo o no, la epidemia de dengue se ve reforzada por la aparición de casos de leptospirosis y malaria.

¿Qué está pasando aquí? Una combinación de muchos factores. Por un lado, escasea la higi…

"La Chismosa" que tiene a todos de cabeza

En esta semana ha estado circulando por las redes sociales la foto de una supuesta cuenta por RD$352,398.00 consumida en un bar del polígono central de Santo Domingo. El bar en cuestión se llama "La Chismosa" y no ha sido poca la gente que se ha puesto a analizar el detalle de la cuenta, que aparece en todo su esplendor en Facebook y Twitter. Entre otras cosas, la cuenta incluye el descorche de 24 botellas de champagne -que se presume fueron llevadas por el dueño de la actividad-, 15 botellas de Perrier-Jouët Rosé, 1 botella de Perrier-Jouët Mathusalem, 5 botellas de Patrón XO Café y comida variada. Los mismos que analizan la cuenta no han dejado de escandalizarse por la cifra final, RD$352,398.00. Hay quienes señalan que con tal derroche de dinero se saca el inicial de una casa, mientras que otros se lamentan que mientras tanta gente pasa trabajo otros gasten su dinero de una manera tan fácil. Otros más -la mayoría, de hecho-, se preguntan quién o quiénes consumieron eso. …

Gente sin personalidad

"Tu personalidad te define". ¿Quién no ha escuchado esta expresión alguna vez? Es muy cierto: de nuestra actitud dependen muchas cosas. El éxito en las relaciones interpersonales, por ejemplo, el desarrollo de nuestras carreras profesionales, e incluso el sitial que se ocupe dentro de la sociedad a la que se pertenezca. Sin embargo, la personalidad va más allá de la actitud, y a veces viene definida en gran medida por el entorno donde se desarrolla la persona y las experiencias que le acompañan.
El tema es sumamente complejo por la cantidad de variables que intervienen. Es muy fácil escribir un artículo de autoayuda donde se hablen maravillas de lo que una personalidad fuerte y bien definida puede hacer por el lector. Hay gente en esta vida que tiene su personalidad sumamente definida, que no se lleva de modas y actúa de acuerdo a sus creencias y valores. La antítesis son personas con una personalidad tan endeble que quedan a merced de cualquiera que los pueda influenciar s…

A la gente no le gusta leer

Imagen: bplonline.org Sí, a la gente no le gusta leer, o al menos no le interesa leer cosas que van en serio. Por ejemplo, la gente más fácil lee un revista de chismes que una novela, salvo que se trate de una novela rosa. Igualmente, a la hora de leer un periódico la mayoría de los hombres se va por la sección de deportes, mientras que las mujeres optan por modas y decoración. También están aquellos que compran el periódico solo para hacer el crucigrama y leer los últimos chismes de farándula.
¿Cuántos estudiantes no han dejado la lectura de un libro -pesado por lo general- para la última hora posible? Podrá alegarse que hay ciertos libros que son pesados y aburridos, pero más que eso a la gente le cuesta leer. Es más fácil ponerse a ver TV o a jugar en la computadora.
No es ninguna coincidencia que esos blogs que se centran en chismes y que suelen publicar fotos de mujeres en poca ropa son los que atraen más visitas. Los que ofrecen buen contenido -que no necesariamente es aburrido- pa…