Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

¿Sirve de algo portarse bien?

A resumidas cuentas, la respuesta a la pregunta que sirve de título es NO. Portarse bien para complacer los caprichos de padres, tutores y demás es un buen disparate porque no hay forma de que todo el mundo quede conforme.
El que se lleva de la sociedad y del "qué dirán" FRACASA. La triste realidad es que TODO EL MUNDO HABLA. Hagas lo que hagas, y por mucho que trates de "cuidar la reputación", alguien por ahí dirá algo. Ejemplos abundan, pero quizás el más representativo sea el de mujeres que pasan de cierta edad y que por su poca actividad social son etiquetadas como "jamonas" y "aburridas". En contraste, si tuvieran una vida social activa y visible, no tardan en calificarlas de "cueros". Suena feo, pero es la realidad.
Portarse bien, ser considerado con otros, dar buen trato, preocuparse por el bienestar del prójimo, ser responsable en el día a día. Todo eso, aunque en teoría es bueno, resulta en un desgaste emocional del diablo …

No se pueden dar segundas oportunidades

¿Quieres perder tu tiempo? ¿Arrepentirte toda la vida? Dale una segunda oportunidad a una persona con la que has tenido algún conflicto. Al principio todo será de paños y manteles, pero será cuestión de tiempo antes de que resurjan los problemas.
Algunas cosas es mejor cortarlas de raíz porque en esas segundas oportunidades suele ocurrir que al final el conflicto es mayor y termina en una reyerta de todo el tamaño. ¿A que se debe esto? A que los viejos hábitos son duros de matar.

Es muy difícil que una persona realmente cambie su comportamiento. El celoso se queda celoso. El abusador se queda abusador. El cobarde se queda cobarde. Si una amistad es irresponsable y la aceptamos así, no esperemos que milagrosamente cambiará un día. Aplica a ese caso y a cualquier otro.
Algo que la gente a veces no entiende es que el otro tiene derecho a tener su vida privada y no es obligado compartir todos sus detalles. Esto aplica especialmente a personas que en algún momento estuvieron muy apegadas …

El dilema de una mente difusa

No hay nada peor que ponerse a pensar sobre uno mismo. Es una pérdida de tiempo enorme, un ejercicio inútil que termina de mala manera, con el individuo apesadumbrado y harto de sí mismo cuando se da cuenta de que por más qt trata sigue teniendo las mismas mañas de siempre.


En alguna ocasión el creador de Mafalda planteó en un diálogo la posibilidad de no gustarse uno mismo al analizarse. Parece extremo, pero millones de personas en el mundo viven así toda su vida, odiándose ellos mismos e incapaces de mirar más allá de sus creencias, que usualmente están groseramente distorsionadas.
Las razones por las que semejante aberración ocurre son variadas. Desde bullying en la escuela hasta poca comprensión en el hogar, todo influye en lo que bien podría considerarse un comportamiento poco natural pero que a diario se ve, y con una frecuencia cada vez mayor.
En un mundo con tanto estrés y violencia, quizás sea lo mejor no pensar más de la cuenta en cuestiones que a la larga no tendrán ningún…

Hablar de más es dañino en más de un sentido

¿No se aguanta a la hora de expresar sus pareceres y estado de ánimo? Malas noticias: el que dice lo que quiere oye lo que no quiere.
Si usted es del tipo de gente que celosamente resguarda su privacidad, entonces no le conviene hablar a boca suelta porque de inmediato surgen preguntas que probablemente no se sienta a gusto respondiendo ni a su madre o pareja siquiera.
Hablar de más es un problema serio en ambientes laborales. Bien lo dice un refrán: la lengua es el castigo del cuerpo. Un comentario mal ubicado es suficiente para meter s cualquiera en problemas.
Moraleja de esta breve reflexión: MODÉRESE. A no ser que quiera todo un ejército de gente preocupándose y llevándole la vida, hable poco. Se ahorrará muchas cosas.

Buscar la quinta pata donde sea y como sea

Obsesionarse es fácil. Basta con tener una idea fija en la cabeza y actuar en base a ella. Una vez se tiene una obsesión todo gira en torno a ella. Se ven situaciones donde no las hay, se crean escenarios imaginarios que al obsesivo le hacen sentido y en general todo se convierte en una  teoría de conspiración.
Estar obsesionado es malo para la salud mental y tiene el potencial de arruinar relaciones con amistades y hasta familiares. Con el tiempo una persona obsesiva se convierte en alguien peligroso. Es una persona incapaz de discernir la realidad real de aquella que de manera fantasiosa se crean en su mente. Viven atentos a cada detalle con la intención de buscar la quinta pata y no escatiman esfuerzos a la hora de acusar y exponer sus fabulosas teorías, aunque después caigan por el peso de la realidad.
Una persona obsesionada es capaz de herir y hasta de matar. Pierden el tacto, la racionalidad y la capacidad de pensar. No se dan cuenta de que con sus actos hieren y hacen daño. N…

El arte de la discreción

Una virtud que últimamente escasea es la discreción. Ahora, quizás por efecto de las redes sociales y gente famosa sin méritos que expone los más íntimos detalles de su vida de manera descarada y pública sin siquiera inmutarse, lo que menos hay es comedimiento a la hora de decir o hacer cualquier cosa.
Este asunto de la discreción va más allá de compartir demasiada información con el público para incluir situaciones más mundanas y cotidianas.
¿Qué es ser discreto? Contrario a lo que pudiera pensarse, no se trata solo de mantener un bajo perfil, sino de saber manejar situaciones inteligentemente y sin involucrar a más gente de la necesaria. Discreción es lo que se necesita al ocupar ciertas posiciones que manejan informaciones y data sensible y es un activo altamente valorado en instituciones financieras e investigativas. Discreción es igualmente lo que evita que información sensible nuestra caiga en las manos equivocadas.
Los beneficios derivados de la discreción son numerosos, pero …

Aprender las lecciones a tiempo

Todos cometemos errores, pero las reacciones varían de persona a persona. Hay quienes buscan culpables, otros asumen su responsabilidad de manera práctica y hay aquellos que sienten vergüenza y se pasan una temporada golpeándose emocionalmente.

Los errores son parte de la vida y son un elemento clave de aprendizaje. Esta lógica es la razón por la que una crianza enfocada en resguardar a las crías de toda situación adversa trae más problemas que beneficios a largo plazo. El mundo dista de ser ideal y por ello se hace necesario enfrentarlo como es y no solo permitir acceso a su versión más inocente y limpia.
Una vez cometido el error solo queda seguir el camino. Dependiendo de la magnitud y consecuencias del mismo será normal experimentar remordimiento, vergüenza y otras emociones que en realidad dependerán de cada cual. Aunque esta sea una respuesta natural hay que entender que de nada sirve quedarse estancado en esa etapa del proceso. Hay que seguir el camino y tomar la lección que…

Esa sensación de estancamiento

Evalúas tu vida y te lamentas de lo que hasta ahora has construido. Deseas que las cosas fueran distintas, pero, ¿por dónde empezar? Haces un recuento de tu entorno, tu educación, tu relación con tus padres y de repente te das cuenta de que el fallo fundamental ocurrió en esa etapa crucial que es la niñez/adolescencia, pero a estas alturas de juego no te luce culpar a nadie más que a ti. Primero porque se supone que como adulto estás en capacidad de tomar decisiones y segundo porque eso de culpar a otros nunca deja buenos resultados. Sin embargo, ahí esta eso, pesando más de la cuenta en tus actos, pensamientos y acciones. ¿Qué hacer? La respuesta es perder el miedo y estar consciente de que es un camino a veces con muchos tropezones, pero si realmente si busca un cambio, hay que emprenderlo. Quizás tome tiempo, pero hay que tener paciencia. Mientras tanto, patalear no es la respuesta.






Yo también estoy "jarta"

No sé si tenga que ver con el bombardeo político o que, pero mucha de la gente con la que tengo contacto a diario me dice de alguna forma u otra que está "jarta", así con J. Al preguntarles por qué, la respuesta es la misma: se sienten estancados, como que todo es lo mismo y necesitan un cambio aunque sea de ambiente. 
Es interesante el fenómeno porque parece ser colectivo. No solo son amistades y conocidos que se quejan. En lugares públicos la conversación parece ser la misma, extensivo a redes sociales, donde hasta las caricaturas reflejan ese estado de hartazgo que en nada ayuda a nadie. Es una sensación desagradable porque momentáneamente se siente uno como que no hay esperanza, como que efectivamente está uno estancado en una especie de infierno sin posibilidad real de escapatoria. 
Algunas personas, y yo me incluyo, tienen la esperanza de que las cosas cambien a partir del 15 de mayo, el día en que culmina -al menos en teoría- este asunto de la política. Se supone que…

Todo va tan a prisa...

"No tengo tiempo" parece ser el lema de la gente de este tiempo, sin importar que sean jóvenes estudiantes, adolescentes o adultos ya establecidos con familia propia y las responsabilidades de lugar. 
Ultimanente los días transcurren de una forma muy monótona: te levantas, vas al trabajo, vuelves a la casa y, a dormir, si es que las obligaciones lo permiten. Fines de semana se van en diligencias y, dependiendo del caso, en cuestiones relacionadas al trabajo. Actividades como ir a la playa, viajar y hasta cuidar la salud de manera preventiva se dejan para cuando haya vacaciones, con el agravante de que algunos trabajos y circunstancias no permiten tomar ese merecido descanso.
¿A qué se debe tanta prisa? ¿Cómo es que los días, semanas y meses parecen pasarnos por encima sin siquiera darnos cuenta? Es muy duro detenerse un día y pensar en cómo en un pestañeo ya se ha ido casi la mitad del año y que por cuestiones que a veces nos son ajenas no se le ha podido sacar el mejor prov…

Preguntas, sin respuestas

Si cada ingreso que recibo va acompañado de la consabida retención de impuestos, ¿no se supone que el sistema se encarga de llevar ese control?
¿De qué sirve declarar gastos mes tras mes si no puedes incluir contribuciones fijas por el mero hecho de que no están a tu nombre? 
¿Cuánta gente no comparte gastos en un hogar, sin tener contratos a su nombre? ¿No son gastos esos también? 
Hasta ahora los contratos no pueden dividirse en dos o en tres para reflejar la cantidad de gente que contribuye a saldar sus montos mes tras mes, y sería un absurdo hacer facturas internas para manejar esa información. ¿Y entonces? ¿Qué hacemos? 
Nos pasamos el año entero pagando impuestos. ¿Cómo es que hay que hacer una declaración al final del año fiscal sobre la cual hay que pagar más impuestos? 
Educación fiscal. Hace falta. De igual forma hace falta simplificar estos procesos. Formularios confusos, información poco clara y procesos complicados caracterizan cualquier cosa relacionada con impuestos.

Que frustrante...

Que frustrante es que te usen todo el tiempo. Que siempre seas tú quien pidas excusas aun cuando eres pisoteado y maltratado. Qué frustrante que te mal interpreten. Qué te tengan por loco, desquiciado o anormal. Que frustrante no encontrarle el sentido a las cosas. Preguntarte día a día por qué el mundo es una cosa tan absurda.
Qué frustrante no poder desahogarte con nadie porque todos están ocupados o quizás no te entiendan ni compaginen contigo. Qué frustrante ver gente que uno aprecia maltratándose y descuidándose por cosas absurdas y sin sentido. Es frustrante no poder comunicarse en una época de tanta tecnología y facilidades.
Ya no hay conexiones. Todo el mundo es un commodity que cada cual usa a su antojo y desecha en esa misma medida. Se trabaja 25 horas a la semana para nada. Se descuidan familia y amistades por nada. Todo es parte de ese ciclo tan desagradable y frustrante de uso.
Qué frustrante es darnos cuenta que somos piezas de un ajedrez. Que nos usan. Que nos engañan.…

"Eso no es mío"

Recientemente fui testigo de un acto absurdo que bien podría compararse al refrán aquel que habla de desvestir un santo para vestir otro. Recuerdo que la acción, que me afectaba de manera directa, me provocó una intensa rabia. Lo comenté a varias personas y una de ellas me dijo" no se por qué te molestas si eso no es tuyo".

¿Saben qué? Tiene razón. Eso no es mío. Y eso me hace cuestionar muchas cosas. Si una cosa no es mía, ¿cómo es que me molesta? Todo sería más fácil si uno recordara que el paso por esta vida es temporal y que realmente no somos dueños de nada. 
El párrafo anterior conforma la base de la desidia que vemos a diario en la sociedad a nivel local y global. "Eso no es mío" es la mejor manera de hacerse de la vista gorda, de permitir que se abuse de recursos y de nosotros mismos, y de permitir comportamientos y/o acciones que en algún momento puede ser que nos provoquen algún desencanto. 
Como real y efectivamente esto no es mío, no hay ningún sentido…

¿Por qué atacan tanto a Duarte?

Para la mayoría de los dominicanos Juan Pablo Duarte es una figura histórica sagrada y trascendente. Fue gracias a la visión de este hombre que se fundó la República Dominicana tras el heróico trabucazo que el 27 de febrero de 1844 puso fin a 22 años de ocupación haitiana en la parte oriental de la isla.
Pese al gran aporte que representa esa visión de Duarte, hay intelectuales que desde hace décadas ponen en duda que el patricio merezca tal mérito, basándose en el hecho de que no estuvo presente en el momento crucial de la Independencia y que, en términos generales, dedicó poco tiempo de su corta vida a los menesteres nacionales de manera presencial.

La primera pregunta que surge al leer posturas de este tipo es, ¿existiera la República Dominicana sin Duarte? Tomar la iniciativa de formar un movimiento independentista cuando se está bajo el yugo del dominio extranjero, con todos los sacrificios y peligros que ello conlleva, no es fácil. Según se evidencia en la historia patria, Duar…

Incongruencias por un tubo

A la gente no hay quien la entienda. Quieren que le celebren todo, pretenden tener apoyo en los malos  momentos y que les tengan considera un por igual. Sin embargo, una buena parte vive pisoteando y usando a sus congéneres sin compasión alguna.  
Hacer un favor a veces se convierte en una cadena interminable de favores, al punto de sentirse uno utilizado en el proceso. La gente es tan mal agradecida que aún después de haber recibido un favor son capaces de salir con un de atrás pa'lante. 

Todos tenemos derecho a molestarnos, pero hay que tener cautela: así como la risa es contagiosa, el mal humor también lo es. Basta con que alguien le hable mal a otro para tener una reacción en cadena sin fin. Solo se restaura el balance si aparece alguien lo suficientemente sensato como para ignorar el momento. 
Dicen que las cosas pasan por algo. Si tus planes de mañana se desbaratan por causas fuera de tu control, acepta la nueva situación y compensa el mal rato pensando en la probabilidad d…

¿Son tan complicadas las cosas?

Lamentablemente la respuesta a la pregunta que sirve de título a esta entra es simplemente NO. Nosotros mismos complicamos las cosas, a veces inconscientemente, otras veces adrede, con una segunda o tercera intención.


¿Por qué no funcionan las cosas? Por lo mismo. No tenemos la voluntad de hacer lo que hay que hacer y a veces hacer las cosas como son afecta nuestros intereses. La gente por naturaleza ES EGOÍSTA. Siempre se buscará sacar provecho a gente y situaciones. La diferencia es que unos lo hacen a la clara y otros lo endulzan. Al final la idea sigue siendo la misma: sacar un provecho.
¿Por qué tenemos amigos? ¿Por qué formamos familia? ¿Por qué nos metemos en líos? Cada una de estas instancias busca un beneficio, satisfacer una necesidad. Hay gente que hace todo un arte de usar gente, hay gente cuya especialidad es dejarse usar y hay gente que se deja usar pero a la vez usa al otro de manera que ambos salen ganando.
¿Cómo se forman los liderazgos? Gracias a gente dispuesta a s…