Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Dominicanos con problemas de identidad

¿Qué es ser dominicano? La pregunta es muy amplia, pero habrá quienes lo resuman en un amor por el merengue y la "bandera dominicana": arroz, habichuela y carne. ¿Es esta una visión válida? Para nada. Ser dominicano es mucho más que eso, pero definirlo se hace sumamente difícil porque debemos ser una de las poblaciones más complejas del planeta. 
¿Qué cosas asociamos con los dominicanos? Aparte del merengue, el mangú y la famosa bandera aquella, estamos identificados con una enseña tricolor, tres padres de la patria y figuras históricas que han trascendido las fronteras, como Trujillo, aunque a algunos no les guste verlo así.


Peloteros, excelentes playas, rones, arquitectura colonial (que debería estar en mejor estado) y una desidia para enfrentar problemas (suena feo, pero es la realidad), son otras cosas que de alguna forma u otra nos definen, lo mismo que el amor por la política y una religiosidad que contrasta con  las vagabunderías de estos tiempos modernos. 
Cada país…

¿Blogósfera? Esa no es la cuestión

Un recuento histórico
Ocho años atrás, cuando el fenómeno de los blogs estaba en sus buenas, se hizo práctica común que la gente sacara una de estas bitácoras digitales, a veces por moda, a veces con un propósito real, y lo dijera con un orgullo extraordinario, como si ser bloguero fuera lo mejor del mundo. 
Algunos blogs realmente rompieron el molde, como fue el caso de Remolacha, fenómeno digno de estudio cuyo éxito raya en la jocosidad de sus títulos y que es en realidad un agregador de contenidos. Otras propuestas quisieron aplicar un enfoque orgánico, con material original que incluía puntos de vista y que de paso cuidada la ortografía, usualmente maltratada por el común de la gente. 


De esa época se recuerdan blogs como Duarte 101, Ahí e' que prende, En segundos e Imágenes Dominicanas. Algunos desaparecieron, otros permanecen y otros más han evolucionado a algo más que un blog. 
Pasaron los años y la fiebre se fue apagando. Paulatinamente esos blogs, sobre todo aquellos que…