Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

Preguntas, sin respuestas

Si cada ingreso que recibo va acompañado de la consabida retención de impuestos, ¿no se supone que el sistema se encarga de llevar ese control?
¿De qué sirve declarar gastos mes tras mes si no puedes incluir contribuciones fijas por el mero hecho de que no están a tu nombre? 
¿Cuánta gente no comparte gastos en un hogar, sin tener contratos a su nombre? ¿No son gastos esos también? 
Hasta ahora los contratos no pueden dividirse en dos o en tres para reflejar la cantidad de gente que contribuye a saldar sus montos mes tras mes, y sería un absurdo hacer facturas internas para manejar esa información. ¿Y entonces? ¿Qué hacemos? 
Nos pasamos el año entero pagando impuestos. ¿Cómo es que hay que hacer una declaración al final del año fiscal sobre la cual hay que pagar más impuestos? 
Educación fiscal. Hace falta. De igual forma hace falta simplificar estos procesos. Formularios confusos, información poco clara y procesos complicados caracterizan cualquier cosa relacionada con impuestos.

Qué frustrante...

Qué frustrante es que te usen todo el tiempo. Que siempre seas tú quien pidas excusas aun cuando eres pisoteado y maltratado. Qué frustrante que te mal interpreten. Qué te tengan por loco, desquiciado o anormal. Que frustrante no encontrarle el sentido a las cosas. Preguntarte día a día por qué el mundo es una cosa tan absurda.
Qué frustrante no poder desahogarte con nadie porque todos están ocupados o quizás no te entiendan ni compaginen contigo. Qué frustrante ver gente que uno aprecia maltratándose y descuidándose por cosas absurdas y sin sentido. Es frustrante no poder comunicarse en una época de tanta tecnología y facilidades.
Ya no hay conexiones. Todo el mundo es un commodity que cada cual usa a su antojo y desecha en esa misma medida. Se trabaja 25 horas a la semana para nada. Se descuidan familia y amistades por nada. Todo es parte de ese ciclo tan desagradable y frustrante de uso.
Qué frustrante es darnos cuenta que somos piezas de un ajedrez. Que nos usan. Que nos engañan.…

"Eso no es mío"

Recientemente fui testigo de un acto absurdo que bien podría compararse al refrán aquel que habla de desvestir un santo para vestir otro. Recuerdo que la acción, que me afectaba de manera directa, me provocó una intensa rabia. Lo comenté a varias personas y una de ellas me dijo" no se por qué te molestas si eso no es tuyo".

¿Saben qué? Tiene razón. Eso no es mío. Y eso me hace cuestionar muchas cosas. Si una cosa no es mía, ¿cómo es que me molesta? Todo sería más fácil si uno recordara que el paso por esta vida es temporal y que realmente no somos dueños de nada. 
El párrafo anterior conforma la base de la desidia que vemos a diario en la sociedad a nivel local y global. "Eso no es mío" es la mejor manera de hacerse de la vista gorda, de permitir que se abuse de recursos y de nosotros mismos, y de permitir comportamientos y/o acciones que en algún momento puede ser que nos provoquen algún desencanto. 
Como real y efectivamente esto no es mío, no hay ningún sentido…

¿Por qué atacan tanto a Duarte?

Para la mayoría de los dominicanos Juan Pablo Duarte es una figura histórica sagrada y trascendente. Fue gracias a la visión de este hombre que se fundó la República Dominicana tras el heróico trabucazo que el 27 de febrero de 1844 puso fin a 22 años de ocupación haitiana en la parte oriental de la isla.
Pese al gran aporte que representa esa visión de Duarte, hay intelectuales que desde hace décadas ponen en duda que el patricio merezca tal mérito, basándose en el hecho de que no estuvo presente en el momento crucial de la Independencia y que, en términos generales, dedicó poco tiempo de su corta vida a los menesteres nacionales de manera presencial.

La primera pregunta que surge al leer posturas de este tipo es, ¿existiera la República Dominicana sin Duarte? Tomar la iniciativa de formar un movimiento independentista cuando se está bajo el yugo del dominio extranjero, con todos los sacrificios y peligros que ello conlleva, no es fácil. Según se evidencia en la historia patria, Duar…