Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2007

Flaco servicio de la comunidad internacional

La pregunta obligada: ¿qué se busca con la campaña de descrédito que desde hace meses (años, en realidad) viene sufriendo la República Dominicana? Las conjeturas al respecto apuntan hacia un deseo de la comunidad internacional de que seamos nosotros quienes carguemos con la totalidad de los problemas de Haití, quizás por aquello de que compartimos la isla.
Sólo así se explica el sadismo a la hora de acusar al pueblo dominicano de mantener a los haitianos en condiciones deplorables y hasta de esclavizarlos. Si bien es cierto que una buena parte de los haitianos no vive en las mejores condiciones, la honorable comunidad internacional ha obviado un factor importante: la mayoría de los haitianos está en el país de forma ilegal. En cualquier país, siendo Estados Unidos el mayor ejemplo, esto es motivo más que suficiente para deportar a la gente.
Sin embargo, cuando RD ejerce su derecho en ese sentido, de inmediato la comunidad internacional condena la práctica. A todo esto, al dominicano l…

Preservemos la naturaleza

El calentamiento global es una realidad que cada día se hace más palpable con fenómenos atmosféricos extremos en todas partes del mundo. República Dominicana no escapa a esta situación, y de hecho, en los últimos meses hemos visto los daños causados por lluvias excesivas en el noroeste, así como los efectos de un tornado en Dajabón y un ventarrón en Montecristi.

Un vistazo a los periódicos nos habla de la realidad ambiental del país: los pocos ríos que quedan cada vez más explotados y contaminados, tala y quema indiscriminada de árboles -incluso en áreas protegidas-, manejo inadecuado de desechos sólidos, escasez sistemática de agua, planes de rescate de ríos que nunca arrancan y un largo etcétera.

Mucho se habla de estos temas, y sobre todo, muchas comparaciones se hacen con Haití, donde actualmente menos del 2% del territorio está cubierto por bosques, comparado con 60% en 1923. Esta severa deforestación es el fruto de la dependencia de madera y carbón como fuentes de energía, lo que …

Los supuestos esclavos de RD

Siguen las denuncias en el sentido de que el país explota y maltrata a los haitianos, llegándose incluso a decir que estos son esclavos en el paraíso (sic). Desde Sonia Pierre y unos curas de dudosa reputación que ya salieron del país, hasta unas "sociedades" diseminadas por Canadá, Francia y Estados Unidos, todos parecen estar en contra del país, a pesar de las respuestas que en ese sentido ha emitido la Cancillería.

Por aquello de que una imagen vale más que mil palabras, aquí mostramos una secuencia captada a la salida de la ciudad de Santiago, donde claramente se ve a nuestros "esclavos" circulando libremente y pidiendo dinero a los conductores, actividad que se ve en todo el país y en la que participan mayormente mujeres, quienes andan con uno o varios niños a cuestas para añadir dramatismo a la situación.

Convivir con los demás no es tan difícil...

Ya sea en el trabajo, en el vecindario o mientras hacemos nuestras diligencias, siempre estaremos rodeados de gente, algunas veces de manera temporal, otras permanentemente. Gregario como es por naturaleza, el ser humano siempre busca relacionarse con las personas que le rodean a diario, como son sus compañeros de vecindario, trabajo o estudios. El problema es que no siempre se establecen relaciones amenas, ¿por qué será?

Aunque la experiencia apunta a lo contrario, convivir con los demás en paz y armonía no es tan difícil, nada más hay que seguir algunas reglas básicas y de sentido común. Empecemos por lo más obvio: cada cabeza es un mundo. Así es, cada quien tiene su manera de pensar, y esto hay que respetarlo. Que una persona sea vegetariana o diferente de alguna forma no debe convertirse en la comidilla de la oficina, ni mucho menos ser motivo de marginación y/o burla.
El enemigo #1 de la convivencia es el chisme, casi siempre infundado y difundido con la intención de hacer daño a …

Civismo y decencia

Que agradable es ir a una playa, disfrutar del oleaje del mar, la brisa, acostarse sobre la arena para tomar el sol y contemplar los cocoteros. Muy placentero, sí, hasta que llega una persona con un radio a todo dar, dando al traste con sus planes de relajación. Lo más triste del caso es que el hombre del radio anda con 5 muchachos que se la pasan correteando, comiendo y haciendo travesuras. Al final del día, la playa parece más bien vertedero.
La experiencia descrita más arriba explica en gran parte por qué los hoteles prefieren cerrar el acceso hacia las porciones de playa que les corresponden, a pesar de que estas en realidad no tienen dueño. Es que está fuerte que una persona que se encuentre vacacionando tenga que sufrir las impertinencias de personas sin el mínimo de educación.
En una ocasión estuve en un hotel de Luperón y me apenó bastante escuchar a uno de los meseros lamentarse porque había llegado en ese momento una guagua llena de dominicanos que se hospedarían ahí. La expre…

Dos ejemplos de acción comunitaria

Cuando las personas se unen y trabajan por el bienestar común del lugar donde viven, los resultados pueden ser extraordinarios. Para ilustrar el objetivo de MONACO, a continuación exponemos dos casos que ojalá sirvan de inspiración a otras comunidades del país.

Caso #1: Residentes de Sabana de la Mar unieron esfuerzos para salvar el viejo Casón, una mansión victoriana de madera que data de 1917, única en su género en este poblado y considerada patrimonio cultural e histórico del lugar. Tras dar la voz de alarma, los sabanalamarinos se movieron rápidamente, usando todos los medios a su alcance para que llegara el mensaje, incluyendo un blog (http://www.salvemosalcason.blogspot.com/) donde se informa de los avances del proyecto. La foto fue tomada del blog para dar una mejor idea del proyecto.
Dos cosas resaltan en este caso. Lo primero es la visión de los sabanalamarinos respecto a la importancia histórica y cultural de este inmueble. Con mucha frecuencia se desprecian las edificaciones …

Seguridad vial

La seguridad vial es tema de preocupación permanente en el país porque no hay una cultura de respeto hacia las leyes ni los derechos de peatones y conductores. Motoristas que aprovechan cada hueco, patanas que van excesivamente rápido, conductores que se pasan flagrantemente en rojo, violación a los pasos de peatón, bloqueo de intersecciones y guaguas "voladoras" son cosas que se ven a diario.

Para empeorar las cosas, las condiciones de las vías tampoco son las mejores. De repente se encuentra el conductor con una calle llena de hoyos, con basura, hombres trabajando (sin previo aviso), y, si es de noche, lo más probable es que esté a oscuras, bien por falta de electricidad o porque las bombillas están quemadas o porque sencillamente los postes no tienen bombillas (tal es el caso de la foto que acompaña a este artículo).

En un reciente viaje a Santiago noté que varios tramos de la carretera Duarte, específicamente a la salida de Santo Domingo y dentro del municipio de Pedro Bra…

Los cementerios del país son una vergüenza

Las siguientes imágenes son del cementerio municipal de Villa González, en Santiago, pero son escenas que se repiten a diario en prácticamente todo el país. La falta de mantenimiento pone en ascuas a quienes visitan los camposantos, ya sea para depositar flores en aniversarios o enterrar a sus seres queridos. Sólo cuando se acerca el 2 de noviembre, la fecha en que se celebra el Día de los Finados, es que las autoridades se acuerdan de limpiar los cementerios, y no es que hagan gran labor por la prisa que tienen. Aquí cabe decir que es como para añadir insulto a la herida: encima de la pena que embarga a quienes acuden al cementerio, tienen estos que cuidarse de no caerse o enredarse en el lodo porque las "avenidas" están intransitables o son prácticamente inexistentes. Desde MONACO pedimos a las autoridades de lugar poner un poco más de cuidado en los cementerios y copiar del ejemplo que ofrecen otras ciudades de Europa y América, donde prevalece el concepto de parque-cemen…