Ir al contenido principal

En dónde fallamos (3)

En este país todo es playa, ¿verdad? Llega la Semana Santa y eso es sinónimo de playa y piscina, a juzgar por las ofertas que salen y la promoción de tiendas de ropa y accesorios. En verano, ni se diga: la playa es el protagonista #1, aunque eso no tiene ninguna gracia especial porque en este país hay como quien dice un verano eterno. Fines de semana largos, feriados especiales y hasta navidad: todo gira en torno a la playa.

Es cierto que la oferta de ambientes para vacacionar se ha diversificado y que ahora hay propuestas con un componente ecológico. Destinos como Jarabacoa y Constanza, donde el clima es más agradable, han ido aumentando su popularidad con una serie de propuestas que incluyen ranchos y la experiencia de montaña, así como deportes de río.

Imagen: Blog de la Asociación de Hoteles de Santo Domingo
¿Qué hay de Santo Domingo, Santiago y otras ciudades que no son necesariamente conocidas por sus playas o por esa oferta ecológica? La historia aquí es un poco diferente, y aunque hay presencia de turistas, existe la posibilidad de que la experiencia de visita no sea la mejor. Santo Domingo, como capital de la República Dominicana, es, además de una puerta de entrada, un destino de negocios, y como tal hay hoteles que satisfacen esas necesidades.

En el área del Malecón los hoteles tienen doble propósito, pues además de acoger a cualquier turista estándar ofrecen lo necesario para el viajero de negocios, todo en un área de gran belleza con una vista directa al Mar Caribe. Donde se daña la cosa es en lo descuidado que está el entorno, pero ya este es un tema que desarrollaré más adelante.

Aparte del Malecón y la Zona Colonial, ¿qué otros atractivos ofrece Santo Domingo? Podrá decirse que hay atracciones estándar, como son el Parque Zoológico, el Jardín Botánico, el Acuario Nacional y uno que otro museo. El problema es que estas atracciones son poco mencionadas y por lo general carecen de cuidado. Llevo años sin ir a los lugares mencionados, con excepción del Jardín Botánico, pero no es raro que en los periódicos aparezcan reportajes dando cuenta del deterioro y la mala impresión que se lleva el visitante a esos lugares.

¿Por qué sucede esto? Simplemente porque no hay en República Dominicana la cultura de museos ni de preservar cosas. En cualquier ciudad, llámese Miami, Las Vegas, San Juan, Bogotá, Buenos Aires, Providence o Florencia hay museos, monumentos, estatuas, santuarios, casas preservadas y otras atracciones históricas o culturales que visitar. ¿Por qué tenemos que ser nosotros la excepción? No podemos pasarnos la vida entera ofreciendo unas playas que de por sí están deterioradas por efecto de la contaminación y el abuso.

La República Dominicana es un país rico en historia y cultura. Es una pena y un crimen a la vez que no se exploten esas riquezas, salvo en el caso de la Zona Colonial, que más fea y descuidada no puede estar.  Más penoso es que haya gente que de manera pública condene el uso de fondos para establecer y/o preservar museos, monumentos y demás con el alegato de que nadie visita esos lugares. Cuando aparece gente así, que habla de esa manera ante miles (o millones) de televidentes, sabemos que la cosa anda mal.

Es un error no darle cabida a la cultura dentro del plan estratégico nacional, pues no solo se corre el riesgo de olvidar la historia y repetir errores lamentables, sino que se pierde un importante activo que puede hacer mucho por promover al país y a la vez generarle más riquezas. Si no lo cree así, basta con ver el ejemplo de Europa, un continente eternamente asociado a la cultura y la historia. Si quiere un ejemplo más cercano, analice el caso de estados Unidos, donde la inmesa mayoría de sus estados, ciudades y pueblos tiene algún atractivo histórico o cultural conocido, preservado y mimado para beneficio de locales y extranjeros. 

Al leer este artículo habrá quien haya pensado que he sido injusta porque en los últimos tiempos se han inaugurado varios museos y se han realizado algunas iniciativas culturales dentro y fuera de Santo Domingo. Si bien todo eso es cierto, no es suficiente: prevalece el hecho de que no hay esa cultura aquí y prevalece el hecho de que no cuidamos nada. A modo de ejemplo está la Plaza de la Cultura, cuyas áreas verdes y calles aledañas lucen descuidadas, aún cuando es la sede del Teatro Nacional, la Biblioteca Nacional (en proceso de remodelación) y varios museos. Y también está el ejemplo del Palacio de Bellas Artes, un edificio precioso de líneas neoclásicas y que por años estuvo abandonado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Gracias!

Gracias a todos los que comentaron y mandaron sus felicitaciones a través del correo y servicios de mensajería. Los lectores son lo más importante en un blog, y es deber de quien escribe tratarlos siempre con respeto, lo cual se hace brindando contenido de calidad, manteniendo una postura abierta a opiniones que no siempre van a coincidir con nuestro parecer y respondiendo de manera oportuna a cualquier pregunta y/o petición que se haga.
Tengo la suerte de contar con un selecto grupo de lectores que se preocupa por opinar y aportar al debate de una manera respetuosa y objetiva, sin chismes ni palabras descompuestas, que es justamente el enfoque de Grado Seis. Les reitero las gracias a todos, y por aquí seguimos en contacto.

Dengue: lo mismo de cada año

Imagen: noticiero9.com.ar A estas alturas de juego todo el mundo sabe lo que es el dengue, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y cual es la mejor manera de prevenir la enfermedad. Sin embargo, cada año para estas fechas está instalado el mismo drama: emergencias públicas y privadas repletas de pacientes, reportes de muertes que van en aumento y detección de miles de casos sospechosos.

Después de que los periódicos se pasan par de semanas con la misma cantaleta del dengue, entonces vienen las reacciones. Que los médicos no están aplicando el protocolo de lugar, que las lluvias de los últimos días son la causa de la aparición del mosquito del dengue y por ende de la epidemia, desmentido de cifras, llamado a la calma y un largo etcétera. Mientras se debate si las autoridades de Salud hacen su trabajo o no, la epidemia de dengue se ve reforzada por la aparición de casos de leptospirosis y malaria.

¿Qué está pasando aquí? Una combinación de muchos factores. Por un lado, escasea la higi…

"La Chismosa" que tiene a todos de cabeza

En esta semana ha estado circulando por las redes sociales la foto de una supuesta cuenta por RD$352,398.00 consumida en un bar del polígono central de Santo Domingo. El bar en cuestión se llama "La Chismosa" y no ha sido poca la gente que se ha puesto a analizar el detalle de la cuenta, que aparece en todo su esplendor en Facebook y Twitter. Entre otras cosas, la cuenta incluye el descorche de 24 botellas de champagne -que se presume fueron llevadas por el dueño de la actividad-, 15 botellas de Perrier-Jouët Rosé, 1 botella de Perrier-Jouët Mathusalem, 5 botellas de Patrón XO Café y comida variada. Los mismos que analizan la cuenta no han dejado de escandalizarse por la cifra final, RD$352,398.00. Hay quienes señalan que con tal derroche de dinero se saca el inicial de una casa, mientras que otros se lamentan que mientras tanta gente pasa trabajo otros gasten su dinero de una manera tan fácil. Otros más -la mayoría, de hecho-, se preguntan quién o quiénes consumieron eso. …

Gente sin personalidad

"Tu personalidad te define". ¿Quién no ha escuchado esta expresión alguna vez? Es muy cierto: de nuestra actitud dependen muchas cosas. El éxito en las relaciones interpersonales, por ejemplo, el desarrollo de nuestras carreras profesionales, e incluso el sitial que se ocupe dentro de la sociedad a la que se pertenezca. Sin embargo, la personalidad va más allá de la actitud, y a veces viene definida en gran medida por el entorno donde se desarrolla la persona y las experiencias que le acompañan.
El tema es sumamente complejo por la cantidad de variables que intervienen. Es muy fácil escribir un artículo de autoayuda donde se hablen maravillas de lo que una personalidad fuerte y bien definida puede hacer por el lector. Hay gente en esta vida que tiene su personalidad sumamente definida, que no se lleva de modas y actúa de acuerdo a sus creencias y valores. La antítesis son personas con una personalidad tan endeble que quedan a merced de cualquiera que los pueda influenciar s…

A la gente no le gusta leer

Imagen: bplonline.org Sí, a la gente no le gusta leer, o al menos no le interesa leer cosas que van en serio. Por ejemplo, la gente más fácil lee un revista de chismes que una novela, salvo que se trate de una novela rosa. Igualmente, a la hora de leer un periódico la mayoría de los hombres se va por la sección de deportes, mientras que las mujeres optan por modas y decoración. También están aquellos que compran el periódico solo para hacer el crucigrama y leer los últimos chismes de farándula.
¿Cuántos estudiantes no han dejado la lectura de un libro -pesado por lo general- para la última hora posible? Podrá alegarse que hay ciertos libros que son pesados y aburridos, pero más que eso a la gente le cuesta leer. Es más fácil ponerse a ver TV o a jugar en la computadora.
No es ninguna coincidencia que esos blogs que se centran en chismes y que suelen publicar fotos de mujeres en poca ropa son los que atraen más visitas. Los que ofrecen buen contenido -que no necesariamente es aburrido- pa…