Ir al contenido principal

Carácter y firmeza en las decisiones: lo que hace falta en RD

A la República Dominicana le llaman "el país de las maravillas", y cierto es que se trata de un lugar maravilloso, con recursos naturales abundantes, vistas preciosas, una mezcla de razas donde aparece de todo, excelentes playas, calidez humana y un largo etcétera. Quizás por nuestra ubicación geográfica, podría decirse incluso que somos una isla comparona, donde presumimos de estar a la vanguardia en todo: tecnología, moda, cine, música y todo lo que venga.

Donde definitivamente no estamos alante ni mucho menos a la vanguardia es en orden. En parte el mote de "país de las maravillas" obedece al hecho de que cualquier cosa es posible. Viendo la prensa en los últimos días ha habido cierto ruido en torno a un par de temas que tienen que ver con aplicación de leyes y mantenimiento del orden.

El primer tema tiene que ver con unos buhoneros que se rehusaron a dejar los espacios que de manera ilegal habían ocupado en varios puntos del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo. En efecto, estos buhoneros pasaron por encima de la cabeza del alcalde y demás autoridades cuando volvieron a ocupar los espacios de los que habían sido desalojados, lo que incluye puentes peatonales, áreas verdes, aceras y calles enteras.

Podrá alegarse que esos buhoneros son padres de familia (la excusa más socorrida) y que es injusto que se les niegue el derecho a ganarse la vida, pero no es menos cierto que el primer afectado por ese desorden es el ciudadano común, que se ve impedido de transitar libremente por aceras, calles, puentes y demás, además de exponerse a enfermedades diversas en el caso de compra de alimentos y comidas cocinadas. Pero bien, aquí, a la clara, gusta el desorden.  

El segundo caso es un tanto más delicado y genera pasiones aún más encendidas. Me refiero al reglamento aquel que buscaba regular y controlar la migración haitiana, un tema que a decir verdad se ha salido por completo de las manos, con consecuencias directas para los dominicanos y la economía del país. Entre otras cosas se exigía la presentación de documentos como forma de permitir que niños extranjeros reciban clases en las escuelas públicas, y este fue un punto tan acaloradamente debatido y rebatido por los defensores de los derechos humanos que al final las autoridades, como siempre, se echaron para atrás.

No estoy en contra de que los extranjeros, sean haitianos o de otra nacionalidad, se eduquen. Sin embargo, ¿por qué no regular eso? Todos sabemos que ese reglamento se refiere a haitianos, sobre todo aquellos haitianos que llegan de manera irregular al país y que se benefician de los servicios de salud, educación y demás que ofrece la RD, aún sean estos deficientes. El resultado de este relajo lo conocemos ya, por tanto no hay necesidad de abundar en el tema.

Por último, la Zona Colonial. No entraré en el debate de si los bares son ruidosos o no ni de si la mejor solución es clausurarlos, pues realmente no soy muy dada a visitar esa zona de la ciudad y por tanto desconozco la situación. Sin embargo, es una realidad irrefutable que la Zona actualmente está vuelta ruinas, no porque contenga un conjunto importante de edificaciones coloniales, sino porque está sucia, fea, descuidada y, según dicen, peligrosa para el visitante, sobre todo de noche.

Una amiga que vive en Canadá y que estuvo de visita estuvo comentándome la mala impresión que le causó ver el estado de la Zona Colonial, donde la basura y el descuido están a la oden del día, junto con una maraña de alambres que parece aumentar cada día, postes de luz apagados de noche y aguas posadas que no parecen irse a ninguna parte. De todo lo que vio lo que más pena le causó fue la calle El Conde, que ha perdido su brillo y hoy no es ni sombra de lo que era.

¿Por qué está así la Zona Colonial? Simple: porque no hay mantenimiento ni se aplican las normas. Creen que "rescatándola" cada cierto tiempo es suficiente, pero no es así. Si no hay mantenimiento y a cada rato hay una reyerta entre residentes, dueños de bares y demás, es precisamente porque no hay firmeza en la aplicación de las leyes y regulaciones. Es tan simple que se cae de la mata.




2 comentarios

Entradas populares de este blog

¡Gracias!

Gracias a todos los que comentaron y mandaron sus felicitaciones a través del correo y servicios de mensajería. Los lectores son lo más importante en un blog, y es deber de quien escribe tratarlos siempre con respeto, lo cual se hace brindando contenido de calidad, manteniendo una postura abierta a opiniones que no siempre van a coincidir con nuestro parecer y respondiendo de manera oportuna a cualquier pregunta y/o petición que se haga.
Tengo la suerte de contar con un selecto grupo de lectores que se preocupa por opinar y aportar al debate de una manera respetuosa y objetiva, sin chismes ni palabras descompuestas, que es justamente el enfoque de Grado Seis. Les reitero las gracias a todos, y por aquí seguimos en contacto.

Dengue: lo mismo de cada año

Imagen: noticiero9.com.ar A estas alturas de juego todo el mundo sabe lo que es el dengue, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y cual es la mejor manera de prevenir la enfermedad. Sin embargo, cada año para estas fechas está instalado el mismo drama: emergencias públicas y privadas repletas de pacientes, reportes de muertes que van en aumento y detección de miles de casos sospechosos.

Después de que los periódicos se pasan par de semanas con la misma cantaleta del dengue, entonces vienen las reacciones. Que los médicos no están aplicando el protocolo de lugar, que las lluvias de los últimos días son la causa de la aparición del mosquito del dengue y por ende de la epidemia, desmentido de cifras, llamado a la calma y un largo etcétera. Mientras se debate si las autoridades de Salud hacen su trabajo o no, la epidemia de dengue se ve reforzada por la aparición de casos de leptospirosis y malaria.

¿Qué está pasando aquí? Una combinación de muchos factores. Por un lado, escasea la higi…

"La Chismosa" que tiene a todos de cabeza

En esta semana ha estado circulando por las redes sociales la foto de una supuesta cuenta por RD$352,398.00 consumida en un bar del polígono central de Santo Domingo. El bar en cuestión se llama "La Chismosa" y no ha sido poca la gente que se ha puesto a analizar el detalle de la cuenta, que aparece en todo su esplendor en Facebook y Twitter. Entre otras cosas, la cuenta incluye el descorche de 24 botellas de champagne -que se presume fueron llevadas por el dueño de la actividad-, 15 botellas de Perrier-Jouët Rosé, 1 botella de Perrier-Jouët Mathusalem, 5 botellas de Patrón XO Café y comida variada. Los mismos que analizan la cuenta no han dejado de escandalizarse por la cifra final, RD$352,398.00. Hay quienes señalan que con tal derroche de dinero se saca el inicial de una casa, mientras que otros se lamentan que mientras tanta gente pasa trabajo otros gasten su dinero de una manera tan fácil. Otros más -la mayoría, de hecho-, se preguntan quién o quiénes consumieron eso. …

Gente sin personalidad

"Tu personalidad te define". ¿Quién no ha escuchado esta expresión alguna vez? Es muy cierto: de nuestra actitud dependen muchas cosas. El éxito en las relaciones interpersonales, por ejemplo, el desarrollo de nuestras carreras profesionales, e incluso el sitial que se ocupe dentro de la sociedad a la que se pertenezca. Sin embargo, la personalidad va más allá de la actitud, y a veces viene definida en gran medida por el entorno donde se desarrolla la persona y las experiencias que le acompañan.
El tema es sumamente complejo por la cantidad de variables que intervienen. Es muy fácil escribir un artículo de autoayuda donde se hablen maravillas de lo que una personalidad fuerte y bien definida puede hacer por el lector. Hay gente en esta vida que tiene su personalidad sumamente definida, que no se lleva de modas y actúa de acuerdo a sus creencias y valores. La antítesis son personas con una personalidad tan endeble que quedan a merced de cualquiera que los pueda influenciar s…

A la gente no le gusta leer

Imagen: bplonline.org Sí, a la gente no le gusta leer, o al menos no le interesa leer cosas que van en serio. Por ejemplo, la gente más fácil lee un revista de chismes que una novela, salvo que se trate de una novela rosa. Igualmente, a la hora de leer un periódico la mayoría de los hombres se va por la sección de deportes, mientras que las mujeres optan por modas y decoración. También están aquellos que compran el periódico solo para hacer el crucigrama y leer los últimos chismes de farándula.
¿Cuántos estudiantes no han dejado la lectura de un libro -pesado por lo general- para la última hora posible? Podrá alegarse que hay ciertos libros que son pesados y aburridos, pero más que eso a la gente le cuesta leer. Es más fácil ponerse a ver TV o a jugar en la computadora.
No es ninguna coincidencia que esos blogs que se centran en chismes y que suelen publicar fotos de mujeres en poca ropa son los que atraen más visitas. Los que ofrecen buen contenido -que no necesariamente es aburrido- pa…