Ir al contenido principal

Las malas prácticas médicas también se dan en veterinarias

¿Tienes una mascota en casa? Genial. Esos animalitos rápidamente se ganan el cariño de la gente y con sus ocurrencias se convierten en el alma de la casa y en el principal tema de conversación entre familiares y amistades. 

Lo normal en estos tiempos es llevar a las mascotas, sobre todo cuando se trata de perros y gatos, a la veterinaria, donde les ponen sus vacunas, les hacen sus exámenes rutinarios y cualquier otro procedimiento, dependiendo de la situación de cada cual. También en estos lugares es normal que se ofrezcan servicios de mantenimiento y peluquería, que vendan comida y tengan una selección de juguetes y accesorios. 

Mucha gente piensa que ir al veterinario con su mascota es algo normal y hasta sencillo, pero en esta suposición muchas veces yace el error. Los animales, al igual que la gente, sufren de alergias, tienen reacciones adversas a medicamentos y tienen complicaciones de salud que en ocasiones pueden terminar muy mal. 

catster.com

Ir al veterinario no es la experiencia "bonita" que muchos establecimientos y/o doctores quieren hacer creer. Hay ocasiones en que una visita rutinaria o de emergencia puede convertirse en una tragedia por inobservancia del staff y hasta del mismo dueño, que quizás ignora los riesgos asociados a la aplicación de medicinas y procedimientos. 

El tema lo traigo al blog por una experiencia traumática que tuve recientemente. En casa acogimos un gato que llegó por el área y, como es lógico, lo llevamos a una veterinaria para que lo evaluaran e hicieran cualquier procedimiento que entendieran necesario. Le abrieron un récord, establecieron un programa rutinario de vacunas y le hicieron una plaquita con su nombre. Hasta aquí, todo bien: el gato estaba saludable, y, según la veterinaria, estaba castrado. 

Por aproximadamente dos años el gato nos deleitó con su presencia, haciendo sus gracias y relajándonos con sus travesuras. Era un gato muy querido, apreciado por todos los que lo conocieron y alabado constantemente por su belleza y elegancia. Todo eso llegó a su fin hace unos días cuando, previniendo precisamente cualquier complicación, lo llevamos a su veterinario. 

Ese día, al hacer la primera evaluación, me felicitaron por las excelentes condiciones en que se encontraba el gato: el pelaje brilloso, peso adecuado y órganos en perfectas condiciones. El examen de sangre que se le hizo salió bien por igual. El problema que presentaba el gato, según se nos explicó, es que parecía tener una obstrucción urinaria, una situación que en gatos machos es común por un asunto estructural. Se nos habló de posibles causas y el tratamiento a seguir, que requería dejarlo "interno" por 24 horas. Al día siguiente se entregaría de vuelta, y todo seguiría normal. Tristemente, no fue así. 

Lo relatado anteriormente tuvo lugar a las 9 a.m. Horas después, tras varios intentos de comunicación de mi parte, me dan la fatal noticia de que el gato está en coma inducido y presenta signos de haberse envenenado ocho días atrás. Algunas observaciones a tomar en cuenta: 

1. Se procedió a inducir coma sin avisarnos, pese a que esa era el protocolo a seguir
2. El gato nunca presentó indicios de envenenamiento
3. Hasta ese mismo día el gato comía y tomaba agua con la normalidad acostumbrada
4. ¿Cómo es que estaba "perfecto" si estaba envenenado?

Ya en ocasiones anteriores el gato había reaccionado mal a vacunas, procediéndose a llevarlo de inmediato a la veterinaria para evitar complicaciones mayores. En ninguna ocasión se nos ofreció una explicación o una disculpa: simplemente se le puso un "correctivo", y nada más. La última vez que lo llevé hice estas observaciones, exhortando a que tuvieran cuidado, pero, por desgracia, no surtieron efecto: mi precioso gato murió al día siguiente en la madrugada, información que fue brindada de la manera más inhumana posible a la mañana siguiente. 

La conclusión a la que podemos llegar es que las malas prácticas médicas se dan a todos los niveles, inclusive entre veterinarios, y que los médicos, sin importar su rama, son iguales en todas partes: difícilmente admitan haber cometido un error y suelen taparse entre sí. 

Este relato tiene el objetivo de crear un poco de conciencia sobre un tema que pudiera ser rutinario para dueños de mascotas y advertir sobre posibles riesgos por igual. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Gracias!

Gracias a todos los que comentaron y mandaron sus felicitaciones a través del correo y servicios de mensajería. Los lectores son lo más importante en un blog, y es deber de quien escribe tratarlos siempre con respeto, lo cual se hace brindando contenido de calidad, manteniendo una postura abierta a opiniones que no siempre van a coincidir con nuestro parecer y respondiendo de manera oportuna a cualquier pregunta y/o petición que se haga.
Tengo la suerte de contar con un selecto grupo de lectores que se preocupa por opinar y aportar al debate de una manera respetuosa y objetiva, sin chismes ni palabras descompuestas, que es justamente el enfoque de Grado Seis. Les reitero las gracias a todos, y por aquí seguimos en contacto.

Dengue: lo mismo de cada año

Imagen: noticiero9.com.ar A estas alturas de juego todo el mundo sabe lo que es el dengue, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y cual es la mejor manera de prevenir la enfermedad. Sin embargo, cada año para estas fechas está instalado el mismo drama: emergencias públicas y privadas repletas de pacientes, reportes de muertes que van en aumento y detección de miles de casos sospechosos.

Después de que los periódicos se pasan par de semanas con la misma cantaleta del dengue, entonces vienen las reacciones. Que los médicos no están aplicando el protocolo de lugar, que las lluvias de los últimos días son la causa de la aparición del mosquito del dengue y por ende de la epidemia, desmentido de cifras, llamado a la calma y un largo etcétera. Mientras se debate si las autoridades de Salud hacen su trabajo o no, la epidemia de dengue se ve reforzada por la aparición de casos de leptospirosis y malaria.

¿Qué está pasando aquí? Una combinación de muchos factores. Por un lado, escasea la higi…

"La Chismosa" que tiene a todos de cabeza

En esta semana ha estado circulando por las redes sociales la foto de una supuesta cuenta por RD$352,398.00 consumida en un bar del polígono central de Santo Domingo. El bar en cuestión se llama "La Chismosa" y no ha sido poca la gente que se ha puesto a analizar el detalle de la cuenta, que aparece en todo su esplendor en Facebook y Twitter. Entre otras cosas, la cuenta incluye el descorche de 24 botellas de champagne -que se presume fueron llevadas por el dueño de la actividad-, 15 botellas de Perrier-Jouët Rosé, 1 botella de Perrier-Jouët Mathusalem, 5 botellas de Patrón XO Café y comida variada. Los mismos que analizan la cuenta no han dejado de escandalizarse por la cifra final, RD$352,398.00. Hay quienes señalan que con tal derroche de dinero se saca el inicial de una casa, mientras que otros se lamentan que mientras tanta gente pasa trabajo otros gasten su dinero de una manera tan fácil. Otros más -la mayoría, de hecho-, se preguntan quién o quiénes consumieron eso. …

Gente sin personalidad

"Tu personalidad te define". ¿Quién no ha escuchado esta expresión alguna vez? Es muy cierto: de nuestra actitud dependen muchas cosas. El éxito en las relaciones interpersonales, por ejemplo, el desarrollo de nuestras carreras profesionales, e incluso el sitial que se ocupe dentro de la sociedad a la que se pertenezca. Sin embargo, la personalidad va más allá de la actitud, y a veces viene definida en gran medida por el entorno donde se desarrolla la persona y las experiencias que le acompañan.
El tema es sumamente complejo por la cantidad de variables que intervienen. Es muy fácil escribir un artículo de autoayuda donde se hablen maravillas de lo que una personalidad fuerte y bien definida puede hacer por el lector. Hay gente en esta vida que tiene su personalidad sumamente definida, que no se lleva de modas y actúa de acuerdo a sus creencias y valores. La antítesis son personas con una personalidad tan endeble que quedan a merced de cualquiera que los pueda influenciar s…

A la gente no le gusta leer

Imagen: bplonline.org Sí, a la gente no le gusta leer, o al menos no le interesa leer cosas que van en serio. Por ejemplo, la gente más fácil lee un revista de chismes que una novela, salvo que se trate de una novela rosa. Igualmente, a la hora de leer un periódico la mayoría de los hombres se va por la sección de deportes, mientras que las mujeres optan por modas y decoración. También están aquellos que compran el periódico solo para hacer el crucigrama y leer los últimos chismes de farándula.
¿Cuántos estudiantes no han dejado la lectura de un libro -pesado por lo general- para la última hora posible? Podrá alegarse que hay ciertos libros que son pesados y aburridos, pero más que eso a la gente le cuesta leer. Es más fácil ponerse a ver TV o a jugar en la computadora.
No es ninguna coincidencia que esos blogs que se centran en chismes y que suelen publicar fotos de mujeres en poca ropa son los que atraen más visitas. Los que ofrecen buen contenido -que no necesariamente es aburrido- pa…